Archivo

¿Te dicen que coger a tu bebé malcria? Entonces lee este post

¿Acabas de ser madre y sólo tienes ganas de tener a tu bebé en brazos? ¿Recibes mensajes de que no lo cojas tanto porque se va a malcriar? ¿Estas hecha un manojo de nervios y dudas, y no sabes a quién hacer caso? Pues te diré una cosa, haz caso a tu bebé. Él mejor que nadie sabe lo que necesita para desarrollarse de la forma más favorable.

Nacemos con unos programas que van a determinar nuestro comportamiento como crías, el comportamiento necesario para que nuestra especie sobreviva y pueda reproducirse. Así que, el comportamiento de cualquier cría, incluso la de nuestra especie, es el adecuado. También como madres, tenemos nuestro programa que va a dar la respuesta adecuada a sus comportamientos. La diferencia entre el ser humano y el resto de especies, es que está condicionado por la cultura y las creencias, y le lleva a hacer oídos sordos a dichos programas. Para entender los comportamientos, te voy a explicar la clasificación de los mamíferos según el cuidado de las crías.

Hasta los años 70, los mamíferos se clasificaban como nidícolas y nidífugos.

  • Los NIDÍCOLAS (como los conejos), tienen varias crías por camada que al nacer se mantienen unidas y en contacto para poder regular su temperatura. Son totalmente dependientes del cuidado de la madre ya que nacen con un sistema nervioso muy poco desarrollado y con los ojos y oídos cerrados, a pesar de que su desarrollo posterior es muy rápido. La leche de la madre es muy proteica, así si sale a buscar comida, puede ir sola y las crías se mantienen alimentadas en la madriguera. En ausencia de la madre se quedan tranquilas y calladas.
  • Los NIDÍFUGOS (como la vaca), suelen tener una cría, está muy desarrollada, es capaz de autorregularse la temperatura y empieza a caminar al poco de nacer. Esto le permite seguir a la madre de forma independiente. La leche es poco proteica ya que este tipo de mamíferos suelen ser herbívoros, y como la madre se desplaza para ir alimentándose, necesita que la cría la vaya siguiendo y de esta forma, teniendo que mamar de forma constante, se asegura de que la va a seguir. En ausencia de la madre, grita.

¿Y qué pasa con los bebés humanos? ¿Dónde se clasifican?

En los años 70, el biólogo Bernhard Hanssestein introdujo la noción de “criatura portada”. Define que sus crías necesitan calor y contacto constante con la madre. A partir de este concepto podemos ver dos tipos de portadores:

  • Portadores ACTIVOS, nacen dependientes de la madre y son capaces de agarrarse a su pelaje. Sus órganos están desarrollados pero sus funciones están en desarrollo. Se termorregulan con el contacto, la leche es poco proteica para mamar a menudo y asegurarse el contacto constante. Lejos de la madre se vuelven agresivos.
  • Portadores PASIVOS, cumplen las mismas características que los activos, sólo que no son capaces de agarrarse y son portados en brazos o en una bolsa como el caso de los marsupios. El marsupio nace en estado embrionario y va reptando sólo hasta la bolsa de su madre, donde se enganchará al pecho para alimentarse y acabará desarrollándose piel con piel. Luego irá saliendo y entrando de la bolsa, primero asomará la cabeza, luego las patas, más adelante se atreverá a salir y volverá a entrar enseguida, posterior las salidas se alargarán y así, durante unos 6 u 8 meses, hasta estar preparado para salir definitivamente.

¿Qué crees que pasaría si la madre coneja tuviera una leche poco proteica y se marchara por horas a por comida? ¿O si las crías se pusieran a chillar en su ausencia? ¿Qué podría pasar si la vaca tuviera una leche muy proteica que saciara por horas? Al final, estamos programados de una forma determinada adecuada a la especie, y nada mejor que ver el comportamiento de la cría para saber como se debe criar.

Así que, observando las características de nuestros bebés, podemos decir que demandan mucho pecho, por tanto es una leche poco proteica, necesitan del contacto de la madre para regular su temperatura corporal, son dependientes del cuidado de un adulto, no pueden agarrarse y lejos de la madre lloran. Con lo cual, no cabe duda que las crías humanas necesitan brazos. ¿O es que acaso la naturaleza es caprichosa?

El contacto con el bebé es importante. 12 razones para portear

¿Recuerdas los primeros días con tu bebé? ¿Recuerdas qué sentías cuando lo tenías en brazos y lo contemplabas? Y qué sensaciones tenías las primeras veces que te separaba de él aunque fuera poca distancia?

Photo by Zahed Ahmad on Unsplash

Yo recuerdo tenerlo en brazos y sentir un oleaje de paz, amor, conexión y unidad. Cuando lo dejaba en su cuna, en el coche o lo cogía otra persona, recuerdo sentirme inquieta, insegura y en un estado de alerta que me impulsaba a estar mirando de forma constante para asegurarme de que él estaba bien.

Hay un instinto interno que nos lleva a querer estar con nuestra cría y protegerla, sin embargo recibimos mensajes de que los brazos malcrían, que se tiene que acostumbrar a estar sola y un largo etcétera. Entonces, nos invade un mar de dudas “¿lo estaré haciendo mal teniéndole en brazos?” Y si decidiste portear, igual acabas planteándote que no es tan buena idea.

Hoy te quiero hablar de los beneficios del porteo ergonómico y el contacto en la primera etapa de la vida.

1. Con un portabebés ergonómico la posición que adopta el piernas en forma de “M”, esta postura previene la dislapsia de cadera. Además, el constante balanceo favorece el desarrollo del equilibrio y mejora el control de su postura ya que tiene que adaptarse al movimiento.

2. Recibe más estímulos que estando estirado en la cuna, y lo hace sintiéndose seguro y tranquilo. Se incluye al bebé en la socialización.

3. El contacto constante favorece la lactancia materna, incluso permite dar el pecho en el portabebés y así disponer de tiempo para otras responsabilidades.

4. El portabebés le brinda contención, calor y contacto, cubriendo así necesidades primarias ofreciendo seguridad. Esto reduce el llanto.

5. Beneficia el ritmo cardíaco y también al sistema respiratorio. Al principio el ritmo de la respiración es irregular y el contacto favorece su regularización.

6. Ayuda a la regularización de la temperatura. De hecho, la madre puede cambiar su temperatura del cuerpo para regular la del bebé.

8. Mejor calidad del sueño, ayuda a conciliarlo con más facilidad.

9. Favorece el vínculo, se llegan a interpretar las señales del bebé más fácilmente permitiendo dar cobertura más rápida. Esto ofrece mayor seguridad emocional y fomenta el apego seguro.

10. Poder cubrir sus necesidades de forma más rápida y eficaz permite al bebé estar tranquilo y así utilizar su energía en desarrollarse, coger peso, crear conexiones neuronales… y no en invertirla para reclamar que tiene hambre, sueño, necesidad de seguridad y contacto, etc.

11. Mejora el sistema digestivo por la posición, por el calor del contacto y el masaje que se produce con el movimiento durante el porteo.

12. Para la madre o el padre que portea, permite tener las manos libres y así poder realizar otras tareas y responsabilidades al mismo tiempo que se ocupa del bebé.

Así que el contacto y el porteo no van a ser perjudiciales para al desarrollo del bebé, sino todo lo contrario. Eso sí, es importante asegurarse de que la forma de portear sea ergonómica, te invito a leer el siguiente post “mochila ergonómica, que no te vendan la moto

Photo by hugabub.com on Visualhunt.com / CC BY-ND

Recupera tu tiempo sin dejar de atender a tu bebé

Recuerdo cuando tuve a Erick por primera vez en mis brazos, estaba muy ilusionada porque ya podría disfrutar de él. Y el tiempo que él durmiera, lo dedicaría para mí!

Luego me encontré con la realidad, y toda esa ilusión se derrumbó en mil pedazos. Me sentía agotada y abrumada, nadie me dijo lo que conllevaba criar a un bebé. ¿Cómo podía ser que no tuviera tiempo ni para ducharme? Los días de teta y llantos eran eternos, no entendía nada, estaba totalmente descolocada! No se suponía que los bebés eran comer y dormir? Me sentía sobrepasada por la demanda de mi pequeño. Pero la verdad es, en mayor o menor intensidad, que todos los bebés son demandantes.

¿Por qué los bebés son tan demandantes? Muy sencillo, porque necesitan asegurarse su supervivencia y para ello requieren de un constante contacto por parte del adulto, especialmente de mamá.

¿Y porqué es vital atender a su demanda? Porque un bebé, por sí solo, no puede subsistir y necesita de alguien que atienda a sus necesidades. Cuando alguna necesidad no está cubierta, su energía se focaliza en reclamar que sea atendida, cuando las tiene cubiertas se centra para desarrollarse de forma favorable.

El ser humano es el animal que más tarda en desarrollarse y el que nace más inmaduro, de hecho, para nacer con la madurez de otros mamíferos, lo tendría que hacer a los 18 meses de gestación que es cuando empieza a desplazarse mediante el gateo. Esto supone 9 meses más de contacto constante, periodo conocido como exterogestación. Durante este periodo, el bebé necesita recibir lo mismo que tuvo en el vientre materno, es decir, alimentación a demanda, sostén, contacto continuo y movimiento. La exterogestacion facilita el vínculo entre madre y bebé, permitiendo una interpretación más rápida de las señales del bebé para atenderlo lo antes posible y así proporcionarle seguridad emocional.

Suele ser la madre quién se ocupa de los cuidados. Desde sus brazos conoce el mundo sintiéndose seguro y tranquilo. Alejado del cuerpo de su madre, el bebé se siente inseguro y llora porque necesita saber que mamá va a ir a protegerle de los posibles peligros. Os invito a profundizar más sobre esto en el post el llanto como instinto de supervivencia.

Esa total dedicación es fundamental para un buen desarrollo. Dejar de atender ciertas necesidades, como es la de contacto, no solo fomenta inseguridad, sino que además, percibe que su necesidad de protección no es válida y que es vulnerable a los posibles peligros del mundo.
Hoy en día, que nos hace falta tribu, puede resultar muy complicado llevar la casa, atender a un bebé, y muchas veces a otros hijos, como es mi caso actual. ¿Y sabes que me salvó y me salva la vida? El porteo, que me permite cubrir las necesidades de mi pequeño al mismo tiempo que puedo dedicarme a otras tareas.
Y tú, ¿Cómo llevaste la alta demanda de tu primer hijo? ¿Decidiste portear?

“Mochila ergonómica” que no te vendan la moto!!

Recientemente se ha publicado en una de las redes sociales el sorteo de una mochila portabebes de una casa muy reconocida que dice ser un modelo ergonómico y sus características ponen muy en duda de que lo sea. Un grupo de madres porteadoras quisimos avisar a los participantes de que esta mochila supuestamente ergonómica no lo era, con la única intención de velar por el bienestar de los pequeños y mayores.

Un doctor respondió avalando que las mochilas de la marca son ergonómicas ya que éstas no perjudican al desarrollo de la cadera, a pesar de no adoptar la postura recomendada. Comentó lo siguiente “Incluso el International Hip Dysplasia Institute que dibuja varios tipos de posturas recomendando unas y no otras acabó rectificando su página admitiendo que no se posicionaban ni en contra ni a favor de ningún tipo de mochila”, y podemos observar en la página que dos de sus modelos los consideran saludables para el desarrollo de la cadera:  http://hipdysplasia.org/developmental-dysplasia-of-the-hip/prevention/baby-carriers-seats-and-other-equipment/hip-healthy-products/

Este doctor ha hecho un estudio observando con radiografías las diferentes posiciones que adoptaba la cabeza del fémur respecto a la pelvis según el tipo de portabebé, desde los que mantienen una postura más colgante a los que mantienen una postura más en M, y ninguna de ellas es anómala para las caderas. Su trabajo esta pendiente de publicar y estoy deseosa de verlo… pero, mientras tanto, me he informado más a fondo y considero que dichas mochilas no deberían denominarse como ergonómicas sólo por el mero hecho de que no afecten al desarrollo de las articulaciones de la cadera porque hay muchas características a tener en cuenta y no cumplen.

Qué significa “ergonomía”? Es el estudio de la adaptación de las máquinas, muebles y utensilios a las características físicas y psicológicas de la persona que lo emplea habitualmente para lograr una mayor comodidad y eficacia.

Teniendo clara esta definición, una mochila portabebes debería adaptarse tanto a las características físicas y psicológicas de bebés y de porteadores. Y un porteo ergonómico debe cumplir una serie de condiciones:

1- El bebe detapas-portabebesebe mantener su posición fisiológica y el portabebes debe adaptarse a su desarrollo.

2- La cadera del bebé debe ir basculada hacia delante con su periné apoyado en el adulto.

3- Las piernas deben adoptar la postura en “M”.

4- El soporte de la espalda del portabebé debe permitir un ajuste punto por punto a lo largo de la columna del pequeño.

5- La cabeza del recién nacido o del bebé dormido debe ir firme pero suavemente sujeta contra el cuerpo del adulto.

6- La barbilla tiene que ir separada del esternón para evitar asfixia por bloqueo de la vía aérea.

7- La región abdominal del bebé debe estar en contacto con el cuerpo del adulto, nunca su costado o su espalda, además en esta última postura el bebé recibe demasiados estímulos.

8- La cara del bebé siempre ha de estar visible y debemos poder dar un beso a su cabeza pero no darle con nuestra barbilla.

9 – Tiene que ser cómodo para portear y repartir bien el peso en la espalda del porteador.

Hay más doctores que han hecho sus estudios y, a diferencia de lo mencionado al inicio del post, sostienen que sí que es importante la posición de cadera y las piernas para que no afecte a su desarrollo.

La doctora Evelin Kirkilionis estudió biología y  etología humana, tiene más de 20 años de experiencia en el porteo y las necesidades básicas de los niños. Defiende que la postura idónea para el porteo es eevelin kirkilionisn cuclillas, ya que las piernas estiradas producen una presión de la cabeza del fémur con el acetábulo. Recomienda que las piernas deben mantenerse abiertas formando un ángulo de 45º respecto al eje corporal y las rodillas deben estar un poco por encima de las nalgas formando un ángulo de 90º o incluso 120º si es posible. Asegura que el  movimiento de los padres proporciona movilización a la articulación de la cadera permitiendo el suministro de sangre a los cartílagos. Para que esta posición sea posible, el puente que es donde se sienta el bebé, ha de ser lo suficientemente ancho para que llegue al hueco poplíteo (corva de detrás de la rodilla).

Cuando las piernas cuelgan hacia abajopostra-y-columna fuerzan la articulación de la cadera, sobretodo en los primeros meses, además el peso del bebé recae en la entrepierna provocando una postura que obliga una hiperextensión de la columna.  Este arqueamiento hacia atrás se acentúa al portear el bebe cara al mundo permaneciendo más separado del cuerpo del porteador, ésto modifica el eje de gravedad del adulto haciendo cambiar la postura que adopta sobrecargando su espalda. E. Kirkilionis no recomienda portear al niño cara al mundo ya que el pequeño no puede evadirse cuando siente que hay un exceso de estímulos, ni tampoco puede observar las expresiones faciales de los padres para tranquilizarse ante la información que está recibiendo. Cosa que en la posición cara a cara si que le permite.

El doctor Ewald Fettweis mantiene la misma postura que describe la doctora Kirkilionis. El ser humano nace prematuro ya que el esqueleto del recién nacido es principalmente cartílago, la posición en cuclillas es la más favorable para su crecimiento. En las culturas dónde portean a sus bebes en esta posición las luxaciones son inexistentes. Cuando el bebe se sienta, sus piernas deben formar un angulo de 90º y moderadamente extendidas, evitando llevar las piernas rectas. El soporte de la espalda debe quedar ajustado dando apoyo punto por punto para que la columna no se curve demasiado ni quede muy recta y el peso se reparta a lo largo del panel.

columa-desarrollo

Es muy importante respetar la curvatura primaria del recién nacido, ligeramente en C, esto le da poca movilidad ósea, pero se debe mantener hasta su madurez. La columna vertebral se irá desarrollando de tal forma que cuando el niño consiga mantener la cabeza alrededor de los 3 meses, se habrá formado la  lordosis cervical, cuando el niño consigue sentarse alrededor de los  6-8 meses, la columna dorsal adoptará una ligera cifosis y cuando empieza a ponerse de pie y a andar sobre los 10-14 meses, se desarrolla la lordosis lumbar. Si este desarrollo se ve afectado pueden aparecer alteraciones mecánicas y cuadros dolorosos. El estiramiento precoz de la columna puede producir lordosis e incrementa riesgo de padecer dolores de espalda ya que requiere posturas consideradas de hiperextensión para la columna del bebé, y si es cara al mundo todavía más.

LA OMS recomienda lo siguiente: “Se debe colocar al bebé entre los pechos de la madre, en posición vertical, de modo que el pecho de aquél quede en contacto con el de la madre. Se sostendrá al bebé con la faja. La cabeza, vuelta hacia un lado, se hallará ligeramente extendida. La parte superior de la faja se hallará justamente debajo de la oreja del bebé. La posición ligeramente extendida de la cabeza mantiene abiertas las vías respiratorias y permite el contacto visual madre hijo. Hay que evitar tanto la flexión hacia adelante como la hiperextensión de la cabeza. Las caderas deberán estar flexionadas y las piernas extendidas en una postura que recuerde a la de una rana; los brazos también deberán estar flexionados.
Habrá que anudar la tela con una fuerza tal que, al levantarse la madre, el bebé no se salga. Deberá garantizarse que la parte más apretada de la tela se sitúe sobre el pecho del bebé. El abdomen de éste no debería verse constreñido y debería quedar a la altura del epigastrio de la madre. De este modo, el bebé dispone de espacio suficiente para la respiración abdominal. La respiración de la madre estimula al bebé.”

guia-practica-metodo-madre-canguro-oms

En resumen, si una mochila portabebes no reúne todas las características mencionadas no se debería definir como ergonómica. Es posible que el uso de las mochilas “no ergonómicas” no acaben haciendo daño porque el tiempo de porteo, ya sea por parte del adulto como por parte del bebé, será el mínimo. Un ejemplo muy comparativo sería una silla, una silla de por sí no es dañina, pero en usos prolongados puede sobrecargar la espalda del usuario, sin embargo una silla ergonómica no, ya que cuida de la fisionomía de la persona. Pues lo mismo pasa con las mochila ergonómicas y las que no lo son, sólo que en los bebes se ha de tener un cuidado más especial por su inmadurez.

Quiero dar gracias a las mamas que me han explicado sus experiencias con las mochilas no ergonómicas y, en concreto, la de la marca en cuestión. En general han porteado menos de una hora y con una estimación de aguantar una hora como máximo, e incluso muchas coinciden que el bebé no está cómodo o que lo sienten poco sujeto. Yo tuve la suerte,  y digo suerte porque ahora puedo opinar en primera persona, de usarla en una ocasión. A los 20 minutos acabé con un dolor de cervical tremendo y tampoco sentía a mi hijo cómodo, mientras que con los portabebes ergonómicos que tengo puedo estar horas, desde paseando hasta haciendo tareas del hogar.

Y en especial, quiero dar las gracias a mi prima Tatiana, a Paula y Alba por echarme un cable.

Mamá Arcoíris

REFERÉNCIAS

www.babywearingschool.com/drkirkilionis.htm

www.pediatriaintegral.es/publicacion-2014-12/el-porteo-ergonomico

www.mipediatraonline.com/displasia-de-cadera-bebes

www.blog.ergobaby.com/2007/11/spread-squat-position/2147483647

www.redcanguro.org