Archivo

Nuestro primer cumpleaños! Ideas para la fiesta

Siempre me ha gustado organizar fiestas y juegos, pero ahora hacía muchos años que no preparaba ninguna por falta de tiempo, y lo he notado en la organización que se quedaron detalles en el tintero, y con el peque la cosa se complicaba más porque tenía que estar pendiente de las dos cosas. Aún así, salieron todos encantados y fue divertida.

Quiero agradecer desde aquí a las personas que me han ayudado para poder llevar a cabo la fiesta del primer aniversario de mi hijo, en especial a mi padre y Marisol (artista de la tarta de cumpleaños)

A mi me gusta mucho celebrar y reunirnos al aire libre, ya que también da más posibilidad de juego, pero al ser invierno y que suma unos día poco favorables, lo hemos realizado en un local disponible para los vecinos del barrio. La idea era hacer un mínimo de 5 juegos para los niños, pero por falta de tiempo no pude realizar más que tres, pero estuvieron una hora entretenida que ya es mucho, y para los adultos unas divertidas máscaras para disfrazarse y reír un rato.

JUEGO PARA NIÑOS

1- Búsqueda del tesoro. Se ha de hacer un mínimo de dos equipos, en nuestro caso, el equipo rojo y el equipo azul. Consiste en encontrar en una montaña de arena 10 monedas numeradas del 1 al 10, tantas montañas como equipos haya. Cada equipo tiene que situarse en fila delante de la suya, empiezan los primeros participantes de cada equipo, al encontrar una moneda ha de ir corriendo a situarla en el panel de monedas en el número correspondiente, cuando el primer participante ha hecho su hallazgo, el segundo puede iniciar su búsqueda y proceder de la misma forma, y así sucesivamente. El equipo que primero completa el panel es el ganador.

2- Encestar los discos. Cada equipo tiene un cubo y 10 discos. De la misma forma que el juego anterior, los participantes se colocan en fila, uno detrás del otro, delante del cubo. El primer participante debe lanzar uno, luego el siguiente, otro y así sucesivamente hasta completar los 10 discos. El equipo que más enceste es el ganador.

3- Globos sorpresa. Consiste en pinchar globos, cada uno ha de contener una pequeña sorpresa (yo puse unas maracas pequeñas, unos silbato y caramelos, aunque se puede usar lo que se te ocurra). Los globos los enganché en la pared dibujando dos flores y los niños, uno a uno, tenían que ir pinchando un globo y se quedaban con el regalo que había en el interior. Un detalle a tener en cuenta, es que los globos sean lo más opacos posibles, porque los que compré yo se veía perfectamente lo que contenía dentro.

MARCO DE FIESTA Y ACCESORIOS DIVERTIDOS

Con Goma Eva hice las siguientes máscaras para disfrazarnos tanto pequeños como grandes y hacernos fotos divertidas. Al principio sólo dos niños jugaban con las divertidas máscaras, pero al final de la fiesta se animaron todos a disfrazarse, y menos mal… porque vaya currada la mía para que acabaran muertas de asco en la mesa xD.

Panel sensorial para Erick

 

 

Por fin hemos acabado el panel sensorial para Erick!! Queríamos que fuera regalo de reyes pero nos ha supuesto trabajo y poco tiempo, pero va a ser ideal para su primer cumpleaños el 2 de febrero.

Y qué es el panel sensorial?

Basado en la metodología Montessori, el panel sensorial consiste en una tabla con múltiples posibilidades para favorecer el desarrollo de la psicomotricidad fina. Se pueden usar miles de texturas, objetos y materiales que refinan los sentidos del niño, les ayuda a distinguir, clasificar, relacionar causa y efecto y un largo etcétera.

La psicomotricidad  es la relación que se establece entre la actividad psíquica de la mente humana y la capacidad de movimiento o función motriz del cuerpo, es decir, la capacidad de dominio del cuerpo. Podemos distinguir:

  • la psicomotricidad gruesa que abarca todos los movimientos que realizamos con la totalidad del cuerpo al caminar, correr, saltar, girar, … y se requiere el control de éste en relación a sí mismo y con los objectos y el espacio, así como la coordinación de las diferentes extremidades manteniendo el equilibrio.
  • la psicomotricidad fina se refiere a las actividades y acciones que realizamos específicamente con las manos, y es necesario el control óculo-manual, por ejemplo, escribir, dibujar, usar herramientas, etc.

Estas habilidades son imprescindibles para el desarrollo de la inteligencia, ya que el aprendizaje se realiza mediante la relación con el ambiente, el movimiento, la experimentación y la manipulación.

Nuestro Panel sensorial

 

Hay infinitas formas de crear una panel o tablero sensorial, tantas como la imaginación te brinde. Para el que hemos hecho nosotros lo ideal hubiese sido una base de madera, pero hemos querido aprovechar una pizarra de rotuladores vieja, así que hemos tenido que reforzar algunos materiales con piezas y listones de madera, arandelas y bridas.

 

 

  1. Cadena + 2 arandelas de diferente tamaño
  2. Ventana de madera + bolsa sensorial ( para la bolsa sensorial hemos usado gel fijador para el pelo, un poco de colorante azul y gomitas de colores)
  3. Estrella de tela rellena de papel de celofán
  4. Cremallera
  5. Hilo de ratón + accesorio para bisutería
  6. Rueda + cerrojo
  7. Cerrojo
  8. Hilo de ratón + imán + tornillo grande
  9. Tubo hecho con botellas de plástico
  10. Maraca hecha con hilo de ratón + bolas de plástico + arroz

Mamá Arcoíris

 

Lactancia materna, se pueden superar las dificultades!!! La clave: apoyo e información

Una vez vencidas las dificultades en el inicio de la lactancia, ser fuente de alimento de mi hijo se ha convertido en una experiencia no sólo mágica, sino una de las que más me llena de satisfacción. Al principio fue muy duro, sí… y en más de una ocasión quise tirar la toalla, pero tuve mucho apoyo de mi marido y también de profesionales que me alentaron a continuar, y a día de hoy no me arrepiento para nada, sino más bien al contrario, doy gracias a dios de haber superado esa etapa.

La primera prueba fue una mastitis por infección que sufrí durante mes y medio, causa de un ingreso sin diagnóstico claro pero al final dí con una buena profesional que me hizo un cultivo de la leche, efectivamente tenía alterada la flora bacteriana y con el antibiótico adecuado pudimos remediar el asunto. Se le llama mastitis a la inflamación de la mama y pueden ser muchas las causas que la producen, desde un mal agarre o posición del bebé, una bajada de defensas de la madre, la entrada de microorganismos infecciosos a través de las grietas del pezón, no atender a las señales de demanda del bebe… En mi caso fue no atender a toda la demanda del bebé además de una bajada de defensas, y es que la falta de información puede hacer mucho daño a madre e hijo. Cuando nació Erick me dijeron que el pecho fuera a demanda, pero sobretodo que no sobrepasaran más de tres horas entre tomas, pero nadie me dijo que en más de una ocasión mi hijo necesitaría mamar ininterrumpidamente sin soltar y que era necesario que el servicio estuviera abierto las 24 horas. Las primeras semanas en casa tuve mucha ayuda de familiares y visitas a quienes agradezco de corazón su apoyo, pero tras estar dos horas dando el pecho, agotada y con ganas de dormir, dejaba a mi pequeño en manos de mis ayudantes para yo descansar. Bien, en repetidas ocasiones el pequeño buscaba el pecho a penas pasados los 5 minutos de la última toma así que procuraban distraerlo y dormirlo mientras yo descansaba, y esto fue un error porque es imprescindible atender a su demanda para aumentar la producción y para evitar la inflamación de la mama, y esto se debe a las crisis de crecimiento.

Y qué son las crisis de crecimiento?

El pecho produce en función de la demanda, cuanto más mama el niño más leche produce el pecho, cuanto menos mama el niño, menos leche produce. Hay momentos en el desarrollo del bebe que necesita más alimento y la manera de conseguirlo es mamando más, desde pedir pecho cada 30 minutos hasta no soltarlo en todo el día. Suele confundir bastante a las madres ya que esto hace creer que se quedan con hambre, que la leche les sienta mal, que la leche no alimenta y un largo etc… Aquí podéis conocer todas las crisis que se pueden producir en vuestros pequeños.

Gracias a Alba Lactancia y a la asesora de mi pueblo pude llegar a entender y atender a mi hijo correctamente. Mi peor crisis fue la de los 3 meses, dicen que el niño ya no demanda tanto pecho, pero en mi caso sí lo hacía y lo hacía tal como se describe, de forma caótica, cogiendo y soltando el pezón, llorando y arqueando la espalda. Hice varias visitas al médico pensando que le pasaba algo, hasta probamos de quitar los lácteos y la proteína de vaca de mi dieta para descartar posibles alergias, y el niño estaba perfectamente sano. Al final pedí cita solo para mostrar un vídeo y la respuesta fue, el niño lo que tiene es sueño. Bien, sueño ya me daba cuenta que tenía pero es que siempre le ha costado horrores dormir, y eso que lo tenía en brazos o lo llevaba en el fular, que ayuda bastante, pero aún así era prácticamente todo el día demandando pecho y con tomas caóticas.

A partir del 4/5 mes empecé a disfrutar realmente de la lactancia. El peque empezó a hacer tomas de 5 minutos y ya no demandaba tan seguido, aunque cierto es que a lo largo de los meses ha habido etapas que ha solicitado más pecho que otras y me he dado cuenta que depende de si le salen dientes, si se encuentra mal o hemos tenido días que no hemos seguido la rutina, es entonces cuando demanda más.

A partir del sexto mes iniciamos la alimentación complementaria, y hemos optado por el “baby led weaning” o lo que es lo mismo, la alimentación complementaria auto-regulada por el bebe. Estamos encantados con esta forma de introducción de alimentos, pero no siempre come lo mismo, aunque tampoco importa ya que el alimento principal y más completo sigue siendo la leche materna. Profundizaré sobre este tema en otro post porque hay que tener en cuenta algunas cosas.

Ahora vamos a hacer el año y aún hay días que come poco y mama mucho, pero también los hay que come más y mama menos. Mi idea era empezar el destete mediante el “no ofrecer, no negar” al cumplir el año, pero veo que es muy pronto todavía para el pequeño y es que la leche materna es un alimento tan bueno que porqué negárselo!! Además la OMS, la asociación de pediatría española, europea y americana, y otras organizaciones de la salud recomiendan el pecho al menos 2 años.

¿Y porqué adoro la lactancia materna?

La siguiente imagen sacada de Crianza Con Apego Natural, describe muy bien lo que pienso.

 

La leche materna cambia su composición a lo largo de la toma, y a lo largo de los meses, para adaptarse a las necesidades del bebe.  Por desgracia, todavía hay mucho profesional de la salud infantil que tiene una gran desinformación sobre esto, hace poco una pediatra me dijo que la leche materna a partir de los 6 meses era agua, una creencia totalmente falsa ya que a lo largo de la lactancia la leche se vuelve más grasa, más calórica y más nutritiva, y hay investigaciones que indican que sobre los 2-6 meses la leche tiene una media de 74,3Kcal/100ml y de los 12-39 meses alrededor de los 88,1KCAL/100ML, que va aumentando progresivamente. Además, hay muchos beneficios que hacen de la leche materna un alimento importante para la salud del niño:

 

En definitiva, dar el pecho ha sido una experiencia totalmente diferente de lo que me pude imaginar durante el embarazo, han habido etapas difíciles pero una vez superadas se ha convertido en algo muy cómodo, práctico, barato (por no decir gratis :D) y, sobretodo… muy bonito!!

Así que para las mamas que deseen de corazón esta experiencia os recomiendo buscar grupos de apoyo y mucha información, y paciencia que todo acaba pasando.

 

Mamá Arcoíris

Lo que nos ha traído el generoso Papá Noel

Estas navidades han sido diferentes, no sólo por el hecho de ser uno más en la familia y vivir la ilusión más por el pequeño que por nosotros, sino porque las hemos pasado en casa. Erick llevaba días con mocos y tos, el viernes se puso con fiebre y el sábado fuimos de urgencias, pobrete tenía infección de oído, así que nos ha tocado pasar estas fechas en casa los tres. Siempre he vivido las navidades con mucha ilusión, en especial la nochebuena que nos reunimos en casa de mi abuela toda la familia y hay juerga asegurada: villancicos, amigo invisible, y como no… los regalos de Papá Noel. Este año lo he notado a faltar, pero en el fondo, no he podido sentirme más feliz en compañía de mis dos grandes amores, mi marido y nuestro hijo.

A Papá Noel no le hemos pedido muchos juguetes porque si Erick hablara seguramente pediría de todo, menos juguetes. A heredado muchos de sus primos y son bien pocos los que usa, prefiere cualquier herramienta o utensilio cotidiano que el mejor de los juguetes, y si le voy ofreciendo novedades, mejor que mejor. Alguno caerá por parte de familiares y bienvenido será, pero he preferido hacer un fondo y comprar yo lo que considero que va a ser más útil.

A Papá Noel le hemos pedido una torre de aprendizaje, un xilófono de madera, el arco-iris de Waldorf, una alfombra de carreteras para coches y el plato Happy Mat. Para reyes estamos preparando un panel sensorial que mostraré en otro post cuando lo hayamos terminado, estoy convencida que va a jugar más con el panel que con cualquier otra cosa.

¿Y qué es la torre de aprendizaje?

Ya es bastante conocida la metodología Montessori, o por lo menos, es oída.  En su libro “mente absorbente” describe la capacidad que tiene el niño en sus primeros 6 años de integrar el mundo que le rodea y aprender con gran facilidad. Hay momentos en el desarrollo del niño que se despierta un interés especial por alguna habilidad en concreto, por ejemplo, el orden suele aparecer alrededor de los dos años y se extiende hasta los 4, en esta época sienten la necesidad de ordenar, y de esta manera se organiza su estructura mental. Estas fases son conocidas como periodos sensibles dónde el niño tiene todo el potencial para aprender y desarrollar aquello que le interesa y como padres o educadores debemos aprovechar para favorecer el desarrollo de esa habilidad. Profundizaré sobre este tema en otro post.

La torre de aprendizaje es una fantástica herramienta para la autonomía del niño ya que le permite llegar de forma segura a lugares que no alcanza, como lavarse los dientes o las manos en el baño, ayudar a lavar los platos, cocinar o preparar desayunos, poner la mesa etc… siempre ofreciendo cosas que no sean peligrosas para el niño. Se suele empezar a usar a partir de los 18 / 24 meses y aunque es pronto para mi hijo, hemos decidido regalárselo estas navidades porque así ya lo tenemos para cuando él esté preparado, que estoy segura que va a ser más bien pronto que tarde.

Aprovecho para hablar del artista y creador de esta torre. Julián es un carpintero de Vilafranca del Penedés que trabaja con palets reciclados, hace un trabajo minucioso y con dedicación, y la verdad que se nota en el resultado. Siempre trata la madera para que ésta esté en buen estado y dure, y a partir de ahí crea todo lo que pidas o se te ocurra. He visto trabajos suyos que me han fascinado, por ahora nos ha hecho esta magnífica torre personalizada para nuestro peque que además se convierte en mesa y silla, pero más adelante le pediremos más cositas. Hablando con él y concretando fecha de entrega me dijo una cosa que me encantó “no me gusta trabajar con las prisas ya que quiero disfrutar de mi trabajo y de lo que hago”. Sin duda, una persona que pone su corazón y su conciencia en la faena que hace. Si estuvierais interesados me lo comentáis que os pasaré el contacto.

El famoso arcoíris de Waldorf

La pedagogía Waldorf es un sistema educativo creado por Rudolf Steiner que tiene como finalidad el desarrollo de la individualidad, fomenta las capacidades y habilidades del pequeño respetando el proceso evolutivo de cada niño. Para Steiner el ser humano es el conjunto del espíritu, alma, y cuerpo, y sus capacidades evolucionan en septenios, es decir cada 7 años se produce un cambio en la forma de aprendizaje. Durante los primeros 7 años el aprendizaje se desarrolla mediante la imitación natural, de los 7 a los 14 años mediante la imaginación y el arte, y de los 14 a los 21 a través de la búsqueda de la verdad y lo real. El niño aprende con el juego y el movimiento, por eso sentar a un niño en una silla es entorpecer su proceso de aprendizaje.

Este arcoíris tan buscado por los padres, no sólo bonito y atractivo, más allá de ser un juguete de moda es un juguete que da infinitas posibilidades. Al ser simbólico no coarta la imaginación del niño permitiéndole construir escenarios y formas incontables, además de  fomentar el aprendizaje, la exploración, la invención… y le va a acompañar en todo su desarrollo. Los más pequeños aprenden a diferenciar formas y colores, desarrollan destreza y coordinación. Luego van entendiendo conceptos más complejos como el equilibrio, la simetría y la resistencia, y les ayuda a la planificación y aplicación de la lógica.

El resistente plato Happy Mat

Cuando nuestro peque estuvo preparado, sobre los 6 meses, empezamos con el baby led weaning. Hasta ahora hemos utilizado el Tidy tot que consiste en una bandeja muy grande, que se adapta a casi todas las tronas, y que está unida al babero mediante velcro, de esta forma ni se ensucia la ropa ni el suelo. Nos ha ido fenomenal hasta que Erick aprendió a separar el babero de la bandeja y hacer la catapulta con la bandeja con lo cual la comida sale disparada y es peor que cuando la tira al suelo. El problema es que el velcro va perdiendo adherencia y se vuelve más fácil de separar de la bandeja perdiendo parte de la efectividad del invento. Así que vamos a probar con el plato Happy Mat, no va a evitar que tire comida el suelo, pero sí que el plato salga volando :D.

La alfombra de carreteras para coches

Vivimos en un bajos cerquita de la playa, y el suelo es bastante frío, a pesar de haber puesto parqué de vinilo que aísla bastante. Hemos estado usando la alfombra-puzzle de números, pero el pequeño ha aprendido a separarlas. Hemos pensado en comprarle esta alfombra que además de ser más calentito le permitirá jugar con los cochecitos más adelante. De todas formas, no es un niño de jugar sentado mucho rato sino más bien lo contrario, así que como alfombra no se si la usará mucho.

 

Para su desarrollo musical, un xilófono de madera

Al peque le encanta la música, tiene varias maracas con las que se lo pasa pipa, y también le gusta tocar el Djembe que tengo en casa. Tenemos un piano de juguete que ya no le hace tanto caso porque parece que le gusta más golpear, así que hemos pensado que Papá Noel le traiga este instrumento.

 

 

Y éstos han sido los regalos del generoso Papá Noel de parte de sus padres y familia. Con algunos parece que jugamos más los papis que el peque, pero se que acabará disfrutando de ellos.

Espero y deseo que hayáis pasado buenas fiestas y que acabéis de terminarlas como bien se merece, con alegría, con amor y “paz”.

 

Mamá Arcoíris

Mis brazos siempre serán tu refugio

en mis brazos¿Y cómo un lugar tan sagrado, dónde la paz reside para ambos debe estar prohibido o debe ser dosificado?

¡Qué no se mal acostumbre a los brazos! Me dicen…

Amor, siempre que necesites refugiarte, buscando consuelo o seguridad, aquí me tendrás, porque para mi no hay nada tan maravilloso en la vida como hallarte entre mis brazos. El tiempo se detiene, no hay nada más que el sentir, nuestros corazones latiendo al unísono y ensamblados por el hálito de nuestras almas que se funden en lo etéreo.

Y llegará el día que volarás abandonando el nido, y seré yo la que tendré que aprender a soltar y dejar ir, porque amor, no serás tu el que se habrá mal acostumbrado a mis brazos, sino seré yo la que me habré mal acostumbrado a los tuyos.

Mas no dudes que por muy lejos que marches, mis brazos estarán siempre esperándote, para cuando necesites consuelo, seguridad, refugio o simplemente… disfrutar de esta mala costumbre.

El pequeño explorador, manteniendo viva la llama!!

la-mente-absorventeMaría Montessori describe en su libro “La mente absorbente” una fuerza vital que posee el niño que le impulsa a su desarrollo e independencia, este fuerza vital es denominada como horme por Percy Nunn.

PERCY NUNN (Bristol 1870-Madeira 1944)

Thomas Percy Nunn comenzó su carrera como profesor de secundaria en 1891 y fue durante los siguientes 10 años que desarrolló una metodología que revolucionó la educación escolar con el objetivo de reemplazar la ENSEÑANZA por el APRENDIZAJE.

La enseñanza convencional se centra en el desarrollo intelectual, olvidando la totalidad del individuo. Para preparar personas completas que en un futuro puedan contribuir en la sociedad de forma provechosa, es importante considerar el desarrollo integral del niño, esto implica el desarrollo de todas las inteligencias del individuo, tanto la intelectual como la personal, la social, la emocional y la espiritual.  Porque, acaso queremos producir adultos obedientes? O bien queremos a gente que cuestione y sea asertiva? Con la enseñanza convencional se consiguen jóvenes alejados del gran conocimiento que ofrece la escuela debido al aburrimiento, la frustración y el estrés, por tanto, el objetivo debería ser ayudarles a vivir como ciudadanos libres para una futura aportación a su sociedad en formas elegidas por ellos mismos. Nunn estaba en contra de la manipulación de los alumnos y su utilización para satisfacer las demandas del estado.

Nunn adopta el término horme para definir a la fuerza universal que posee todo organismo y que le impulsa a la evolución y el desarrollo. Respecto a la educación, para referirse a esa fuerza vital que posee el individuo y que le lleva a su propia evolución, dice que el adulto construido con éxito por el niño conserva el amor por el trabajo. La conquista de la independencia del niño comienza con su primera introducción a la vida, mientras se desarrolla, se perfecciona y supera los obstáculos que encuentra en su camino.

 El éxito asegurado en la educación está en mantener en los niños ese amor por aprender por sí mismos.23-maestros-copiar

Toda esta visión sobre la enseñanza y la educación que describe Nunn la veo claramente reflejada en el trabajo que realiza Carlos González, profesor de física y matemáticas, en su documental “Entre maestros, un salto cuántico en la enseñanza” y en su libro “23 maestros de corazón”. Este gran profesor, guiado por la sabiduría del corazón, despierta el espíritu científico dormido de los jóvenes, lo que Nunn llama horme. Y aunque es importante este salto cuántico en la enseñanza para re-activar en los alumnos el deseo e inquietud de conocer y aprender que traen de serie ya de pequeños, en casa podemos hacer mucho para mantener viva esta llama.

Me fascina las ansias que tiene mi hijo por conocer el mundo que ya desde recién nacido observaba todo con una asombrosa atención. Siempre ha querido ir más allá de sus posibilidades,  por ejemplo querer andar a penas empezaba a ponerse de pie,  y aunque me toca acompañarlo en sus frustraciones, cuando consigue su objetivo, la satisfacción de haberlo logrado por si mismo, se le ilumina todo el rostro y a mi el corazón. Por eso es tan importante dejar que el niño explore, se mueva libremente, conozca sus capacidades y sus limitaciones, pueda investigar su entorno… y, por parte de los cuidadores, reducir al máximo las prohibiciones y negaciones para no apagar esa deslumbrante llama del espíritu científico o horme. Cómo te sentirías si estas ilusionado por llevar a cabo un proyecto y constantemente te dan negativas? Seguramente frustrado y al final se podría apagar esa ilusión. Nosotros hemos adaptado el hogar para que pueda hacer y deshacer, hemos quitado de su alcance todo lo que pueda ser peligroso o no puede tocar.

Algunas ideas que llevamos a cabo:

  • En las diferentes habitaciones, incluido baño y cocina, tener en armarios y cajones de su alcance juguetes o materiales con que pueda descubrir.
  • Liberar el espacio de muebles que realmente no son necesarios y dificultan su movimiento.
  • Poner protecciones en los enchufes.
  • Protecciones en las esquineras de los muebles.
  • A no ser que sea realmente peligroso, si queremos que suelte un objeto o que deje un lugar procuramos ofrecerle algo que sea de su interés y deje lo que esta haciendo por sí mismo. (No siempre es fácil)
  • No mostrarle algo que no pueda tocar o coger. En más de una ocasión he visto mostrarle a mi hijo un objeto con la intención de jugar con él, pero no dejarselo porque pueda ser “peligroso”, y mi hijo enfadarse por no poder descubrir eso nuevo que le estan mostrando.
  • Y algo que recomiendo mucho, el baby led weaning. La alimentación regulada por el niño y con alimentos sólidos.

 

REFERENCIAS

http://libir.mukogawa-u.ac.jp/dspace/bitstream/10471/547/1/P001-008.pdf

http://ladanzadelavida12.blogspot.com.es

Qué pasa realmente cuando nos sentimos juzgadas?

Hay momentos en la vida que la opinión de la gente nos puede afectar en mayor o menor grado e incluso influir en nuestras decisiones, y personalmente, cuando más lo he sufrido ha sido durante mi maternidad. Al ser madre fui consciente de la gran responsabilidad que tenía en mis manos, las ganas de hacerlo lo mejor posible y la nula experiencia en el tema supuso una mezcla perfecta de nervios, inseguridades y miedos, así que la opinión de la gente solo hacía que alimentar más ese cóctel molotov hasta explotar a la mínima señal de sentirme atacada por cualquier comentario. Y es que sentirme juzgada ha sido, quizás, lo más difícil en el inicio del viaje de ser madre.

Y que está pasando realmente cuando nos sentimos juzgadas?

Un peso recae sobre nuestro, y ese peso no es la opinión o actitud de la otra persona sino nuestro propio juicio sobre la opinión o actitud de la otra persona, nuestro juicio dictamina que lo que ha hecho no es correcto o no esta bien. Esto ha sido realmente un aprendizaje para mi y me ha dado la oportunidad de sentirme más en paz  y más segura, ha sido una oportunidad para empoderarme.  Cuando nuestras mentes atormentadas por los comentarios o actitudes empiezan a funcionar como una lavadora centrifugando palabras es momento de pararnos y observarnos. A mi me funciona no reprimir, sino abrazar y aceptar ese estado de conciencia, porque cuando aceptamos nuestras sombras encontramos la armonía interior.

Y los otros hacen un papel importante, que en vez de condenarlos deberíamos agradecerles la oportunidad que nos brindan, dado que nos hacen de espejo porque muchas veces no somos capaces de ver en nosotros las partes que no nos gustan, así que lo que no aceptamos en el otro es porque no lo hemos aceptado en nosotros. Esto es fundamental también a la hora de educar a un niño, sobretodo en la época de aprendizaje de gestión emocional, cuando pega, cuando muerde, cuando tiene una rabieta, etc… son momentos que una misma puede perder los nervios porque en el fondo no aceptamos esas actitudes y en vez de saberlas canalizar acabamos respondiendo de una forma similar, con un chillido, un golpe en la mesa… Aceptarnos en nuestras respuestas no deseadas es la clave para  guiar a nuestros pequeños cuando se desbordan, ya que con la aceptación conseguimos de nuevo el control del timón del barco que navega en el turbulento mar. Teniendo en cuenta que según como nos relacionemos con ellos es como a la larga ellos se relacionaran consigo mismos y con el mundo, “amarlos cuando menos se lo merezcan” será la base para enseñar a no reprimir y a saber canalizar, y aunque hay ejercicios de respiración, de meditación y de concienciacion emocional que cuando se van haciendo mas mayores son herramientas útiles, considero que amarlos cuando menos se lo merezcan es fundamental.

                                        Para que haya una aceptación real,

                          ésta a ha de ser desde el corazón y no desde la mente.

Aprender a canalizar las emociones es un ejercicio que requiere práctica. Si recordamos el post anterior dónde hablé de la plasticidad neuronal,  expliqué como de pequeños tenemos facilidad y flexibilidad para crear o cambiar conexiones neuronales, pero a medida que nos hacemos mayores nos volvemos más rígidos para esos cambios. Si de pequeños nos han enseñado que las emociones como la tristeza o la rabia debemos reprimirlas, tenemos creado un mapa mental que como un chip automático nos hace reaccionar con una represión ante estas emociones prácticamente sin darnos cuenta. Ahora de mayores nos puede costar más hacer un cambio de este mapa mental y crear otro, pero es posible! Con paciencia y práctica lo podemos conseguir, y  un claro ejemplo es cuando aprendemos a conducir. Lo que al principio es una odisea poder cordinar pies, pedales, cambio de marchas, volante, señales y circulación, con práctica conseguimos todo esto de una forma totalmente inconsciente, de una forma automática porque el nuevo mapa mental ha sido construido.

Soy una gran seguidora de Carlos González, el pediatra, y buscando vídeos de este gran personaje conocí a otro gran personaje, Carlos González el profesor de física y matemáticas. Recomiendo mucho sus vídeos y en especial la película documental “Entre maestros, un salto cuántico en la enseñanza”. Y os dejo una frase de este gran maestro, en todos los sentidos, para reflexionar el amor juega al escondite entre el bien y el mal.

Aquí una entrevista que me pareció súper interesante, espero que os guste y os de luz.

Mamá Arcoíris

Tu corazón te guía

Siempre he creído que para hacer del mundo un lugar mejor es muy importante conocerse y buscar ese equilibrio físico, mental, emocional y espiritual. Si conseguimos ser seres equilibrados podremos crear a seres equilibrados guiando a nuestros hijos en su desarrollo y en el camino de la vida. Sin embargo, mi concepto sobre la crianza ha cambiado desde que he sido madre.

Yo creía en la necesidad de poner limites, de no apegarse tanto a mamá para que sea más social, de no estar siempre en brazos para que no se mal acostumbre,  de dormir, jugar y saber estar solo, de enseñarle a obedecer siempre… Vamos, todo aquello que no practico no sólo porque voy entendiendo cada vez más las necesidades reales del bebe y el cuidado esencial de éste, sino porque así lo siento. Sobre el tema de poner límites considero que es algo muy ambiguo ya que mis límites pueden ser muy estrictos para unos y a la vez muy permisivo para otros. Desde luego que hay limites que son necesario ya que nadie va a dejar que su hijo corra peligro, pero es algo muy evidente, pero hay otros límites que hay que valorar bien porque se ponen y si eso va a suponer una traba para que el niño se desarrolle conociendo el mundo.

Durante mi estancia en el hospital,  más de una visita me dijo “si esta dormido es mejor dejarlo en la cuna para que no se acostumbre a los brazos” y mi respuesta,  totalmente instintiva porque hasta entonces pensaba lo contrario,  fue “lleva nueve meses en la barriga calentito necesita sentir el calor  y el contacto humano”. No obstante,  cometí un error, dejar que otros tuvieran a mi hijo en brazos mas rato del conveniente para que así se habituase a estar con otras personas. Y fue un error por dos motivos: primero porque me entorpeció la lactancia siendo causa de la mastitis y segundo porque además de necesitar a mamá o a papá,  a fecha de hoy,  mi pequeño no quiere irse prácticamente con nadie más que conmigo o con su padre, así que no sirvió de nada. Desde mi experiencia y para mamas que quieran dar el pecho, sobretodo al principio,  es recomendado tenerlo lo máximo posible en vuestros brazos, y si lo tiene alguien y el bebe muestra  la mínima señal de buscar el pecho a pesar de haber estado una hora mamando, cogedlo y ponedlo al pecho… estoy segura de que mi mastitis fue por no atender a estas señales, novata de mí y la buena intención de la persona que sostenía al bebé para que yo descansara. Esto tiene que ver con las crisis de crecimiento que hablaré más adelante y la necesidad de que el bebé mame mucho para aumentar la producción de leche. Cada vez esta más extendido el conocimiento sobre la lactancia pero todavía hay mucha creencia mutiladora de ésta, y una madre que no tiene mucha información puede verse influida por lo que le dicen a su alrededor y entorpecer la lactancia hasta incluso llegar a renunciar de ella.

Ser madre primeriza ha sido muy intenso, no sólo por la alta demanda de mi hijo sino por la exigencia conmigo misma de ser la madre perfecta. Una lucha entre lo que debía hacer y lo que sentía que debía hacer me atormentó durante mucho tiempo, y claro, los consejos de la gente no ayudaban para nada sino que alimentaban más mi lucha. Consejos desde que no mamara tanto, no cogerlo tanto en brazos, que se acostumbrara a su cunita o al carro, pero claro mi hijo sólo quería mamar y brazos, y si lo dejaba en el moisés o en el carro te lo hacía saber con ganas… Al principio intentaba que se acostumbrará cogiéndole la manita y hablándole para calmarlo, pero sus llantos iban “in crescendo”, y yo no soportaba verlo llorar así. Total, que al final decidí hacerme caso y no dejarlo llorar. Y yo preguntaba a mi entorno, como puedo enseñarle sin que llore de esa manera?? y en general la respuesta era es que es muy pequeño todavía, pero tiene que acostumbrarse a dormir en su cunita porque sino no te lo sacarás… en fin, una ayuda tremenda.

Durante los dos primeros meses, cuando conseguía dormir a mi pequeño, lo podía meter en el carro si en seguida me ponía en marcha, eso sí, sin parar ni un segundo para que no despertara, así es como más aguantaba, pero claro cuando despertaba lo hacía con un llanto inconsolable que solo lo calmaba mis brazos. Gracias a dios descubrí el porteo, y así cuando íbamos paseando con el cochecito (para que se adaptara a él, claro) y se despertaba llorando me lo ponía en el fular y santas pascuas, actualmente sólo uso la mochila para todo que es mucho más práctico y vamos súper a gusto los dos. Total, un día quedé con dos personas que aprecio mucho para ir a dar un paseo y llegó el momento en que despertó mi pequeño y me lo puse en el fular, ésto fue el detonante de un debate, una defendiendo que dejara llorar al niño que se tenía que acostumbrar al carro y la otra que el niño debía ir en el fular porque es lo que necesitaba. Y yo pasmada mirando la partida de ping pong… A ver almas de cántaro!! Aquí la madre soy yo, así que hago lo que yo quiero!!!! Pero en aquel entonces no abrí la boca porque era tal mi inseguridad que no sabía que debía hacer… eso sí no iba permitir que mi hijo llorase.

Esto es sólo un ejemplo de millones de situaciones que te encuentras como madre primeriza, dónde abundan los “opinólogos” que con su buena intención en vez de ayudarte te complican más la vida. Lo que me ha enseñado todo esto es que debo confiar más en mí, que siempre habrá gente que opine y es algo que no puedo cambiar, permitir que otra gente tenga puntos de vista diferente y respetarlos, pero sobretodo respetarme los míos. En reuniones de amigos y familiares me he visto, sin darme cuenta, relatando toda la información que voy adquiriendo para excusarme porque hago lo que hago (lactancia, colecho, porteo, Blw…), y por fin he decidido no dar mas explicaciones.

Aunque soy una gran defensora del colecho, la lactancia, el porteo, no dejarlos llorar, permitirles que exploren, movimiento libre, Blw… hay algo que considero que está por encima de todo esto y es, hagas lo que hagas, hacerlo siempre desde el amor y la compasión. Lo que guía el corazón es lo verdaderamente importante. Dejo un escrito que me ha llegado varias veces y es interesante leer cuando nos volvemos muy auto-exigentes.

Lo mejor eres tu

 

Mamá Arcoíris

La llegada

Haciendo un repaso a mi vida, la verdad, no me puedo quejar. He ido cumpliendo todo sueño que se despertaba en mí, y la maternidad ha sido el sueño más deseado. Viví el embarazo como una etapa muy especial, y sino hubiese sido por las náusea y vómitos de los 4 primeros meses, hubiera sido inmejorable. En todo momento quise ser muy consciente de la experiencia y vivirla muy presente, pero a medida que se acercaba el día D, inevitablemente mi imaginación daba riendas sueltas sobre el nuevo capítulo de mi historia. Quizás las soltó tanto que el bofetón que me llevé después fue tremendo.

Me explico…

Soñaba… soñaba con embelesarme con su dulce carita mientras en mis brazos se dormía al son del susurro de una nana, perderme en su pura e inocente mirada al tiempo que él descubría el rostro de quién mas le amaba, tranquilos paseos por la playa abrazados por la brisa del mar y el canto de sus olas, disfrutar de ser fuente de alimento, de cariño y amor, conocer nuevas mamis con quien compartir la nueva experiencia de ser mamá y divertirnos junto a nuestros pequeños en las clases post-parto. Soñaba con aprovechar sus siestas para cumplir con gozo mi papel de ama de casa, para tiempo de lectura, meditación, ejercicio… y un sin fin de cosas más. Oh! Que ganas tenía de que llegara el momento para disfrutar de ese tiempo con mi pequeño y conmigo.

Y cuántas veces escuché la típica frase “aprovecha ahora para… que después no tendrás tiempo” y aun siendo consciente de que eso era verdad no  podía evitar navegar por ese sueño ideal.

Y llega el día D! A las 19:35 por fin tengo a mi pequeño entre mis brazos, sensaciones extrañas recorren mi cuerpo, ese pequeño es mio! Me parece desconcertante que ese bebe haya estado 9 meses en mi vientre y que ahora lo tenga ahí, … no me lo puedo creer. Pero sí! era mío y más feliz no podía estar. Los días en el hospital fueron muy buenos, estábamos cuidados y mimados por un personal muy agradable, pero si en un futuro vuelvo a tener otro bebé, con todo el amor y el cariño, me voy a permitir el lujo de prescindir de las vistas. Realmente tenía muchísimas ganas de volver a casa, y todo con eso, el día del alta sentí como estaba a punto de tirarme al vacío sin paracaídas, me sentía temblorosa y asustada porque a partir de ahora ya no iba a tener el apoyo de las enfermeras. A partir de ahora íbamos a ser mi marido y yo ante algo tan pequeño…. pero a la vez tan grande!

Y me encontré con la realidad…

Esas nanas en brazos se convirtieron en horas de llanto, de paseos por la casa, de tomas de pecho para que se durmiera, y es que a mi pequeño no le ha gustado nunca estar tumbado en brazos, siempre en posición vertical, y tampoco le ha gustado dormir mucho. Pero cuando por fin lo conseguía, era ponerlo en su moisés y… ALARMA!!! vuelta empezar… así me pasaba el día, que la siesta mas larga y con mucha suerte era de 20 minutos… estaba desesperada y la cosa empeoraba a medida que se acercaba la noche.

Los paseos tranquilos por la playa se convirtieron en una constante tensión para que no despertara. El truco, no parar ni un segundo el carro… y si así lo hacía, volvía a saltar la ALARMA!! Lo cogía, lo calmaba, lo ponía en el carro y vuelta a empezar. Teniendo en cuenta que mi hijo en vez de llorar chilla, y en vez de chillar canta como una soprano en su nota más alta, yo lo pasaba fatal.

El disfrute de dar el pecho se convirtió en horas de aquí te pillo y no te suelto, con dolores y molestias, agujas que travesaban de pecho a espalda… (una mastitis de campeonato!) Tenía todos los bichos (alteración de la flora bacteriana) por haber, resistentes a prácticamente toda medicación, menos a una… menos mal!!

Para ir a las clases post parto tenía que coger el coche, y como tampoco le gusta ir en él, las ganas de conocer a nuevas mamis se convirtieron en frustración por llantos ininterrumpidos desde salir de casa hasta la vuelta. Sólo se callaba con la teta, así que toda la hora de clase con mi pequeño enchufado a ella…. dejé de ir a las clases al 3º día.

Gracias a dios que me gusta leer e informarme, que poco a poco he ido entendiendo porqué mi hijo, a diferencia de lo que conozco a mi alrededor, actuaba así. Y a pesar de la lucha que viví con lo que se supone que debía hacer y lo que sentía que debía hacer, en general hice lo correcto. Pero esto comentaré en otro post.

Realmente los primero meses fueron muy duros para mi, pero también viví momentos muy bonitos e inolvidables. Uno que llevo grabado en mi memoria y  lo recuerdo como si fuera ayer, con tan solo 15 días y sostenido en mis brazos, yo le susurraba y él con los ojos entreabiertos me regalaba unas sonrisas de oreja a oreja que se me derretía el corazón de amor.

Ahora tiene 8  meses y medio, y aunque la intensidad la sigue teniendo, todo es mucho más fácil. El colecho, el porteo, el BLW, el movimiento libre… me han ayudado mucho en este tiempo y lo recomiendo! Aunque cada niño es un mundo, y lo mejor, es adaptarse a él.

 

Mamá Arcoíris

Presentación

Mi nombre es Patricia, Patry para los amigos ;-).

El pasado febrero tuve la bendición de ser mamá, mi pequeño ángel vino no sólo a cambiarme la vida sino a enseñarme lo maravilloso que es la entrega incondicional.  A veces tan dura, muchas otras mágica.

Él me ha llevado a conocer un mundo nuevo, el mundo de la crianza con apego y respeto, de la que voy aprendiendo día a día gracias a toda la información virtual, libros, a los grupos de las redes sociales y de la práctica diaria y sin descanso que supone la crianza (todo un intensivo que durará… toda la vida?¿?)

Me he animado a hacer este blog con la intención de unir en un mismo punto toda la información que recojo y mi experiencia al aplicarla. La maternidad es un aprendizaje continuo, hoy no es igual que ayer y mañana será diferente, así que también espero colaboración de los lectores para enriquecernos mutuamente. Abierta a otras ideas, siempre y cuando se exponga con fundamento, yo intentaré documentar todo lo que expongo sobre el desarrollo del bebé.

Y si quieres enviarme tu historia personal, tu experiencia, tus anécdotas… serán publicadas en la seccion “Tu historia” Os espero!!

SALUDOS

Mamá Arcoíris