Archivo de etiquetas| alta demanda

No existe el niño difícil, son las expectativas del adulto que lo convierten como tal

Imagen de la película “La lengua de las mariposas”

En muchas ocasiones he escuchado la etiqueta de “niños difíciles”, y en realidad no lo son. Somos los adultos que desde nuestras expectativas sobre como deben comportarse nuestros pequeños y nuestra falta de tolerancia nos da una perspectiva de que el niño es difícil, cuanto más intolerante somos al comportamiento de ellos más difícil se nos hace educarlos. Hay que tener en cuenta que son niños y también personas y no tienen porque estar siempre de acuerdo con lo que el adulto le pide, ¿ante una desavenencia con otro adulto, cómo te relacionarías de forma saludable para llegar a un acuerdo? De la misma forma lo tenemos que hacer con nuestros hijos, con la diferencia que ellos no son lo suficiente maduros y debemos ser nosotros quienes mantengamos la calma y serenidad, de esta forma les enseñamos mediante el ejemplo como resolver futuros conflictos en las relaciones.

Me he resistido hablar de los niños de alta demanda porque hay mucha controversia en si existen o no, de que es una forma de etiquetarlos, de que depende de la percepción de los cuidadores e incluso que el niño se hace demandante por culpa de los padres. En realidad, tampoco quiero centrarme en este término, pero si que es cierto que hay niños que nacen con un temperamento muy fuerte, siendo éste un rasgo innato,  no aprendido. Son niños que desde bebes saben lo que quieren y lo piden con mucha intensidad, sus llantos son tan fuertes que al principio piensas que algo les duele a horrores, pero luego te das cuenta que sólo reclaman que sus necesidades sean satisfechas de forma inmediata, sea comida, contacto, sueño o molestia. Así que culpar a la forma de educar de los padres por el temperamento de sus hijos es totalmente incongruente, otra cosa es el carácter que sí es resultado de las vivencias y educación que recibe el pequeño, por tanto hay influencia de sus cuidadores. Pero hay que considerar que el carácter es algo que se formará con los años, así que juzgar de mal carácter o mala crianza de un niño pequeño que tiene respuestas emocionales desbordadas es inapropiado porque es algo que deberá aprender con el tiempo gracias a la ayuda de sus padres, pero es importante que éstos sean buenos guías. Estos pequeños no van a ser fáciles de dominar, que es lo que busca la crianza tradicional, la sumisión  absoluta del niño ante las peticiones del adulto va a ser prácticamente misión imposible con ellos que más que autoridad necesitan paciencia y comprensión. Con esto no quiero decir que no necesiten unas normas, ya que son necesarias para un buen rumbo en su desarrollo, pero mejor si son pocas y firmes. Entenderlos, atenderlos, respetarlos, tenerlos en cuenta, tratarlos de la misma forma que te gustaría que te trataran es imprescindible para un buen desarrollo del niño, y más allá de mal criarlo es fomentar una base segura y estable.

Prácticamente todos los niños, alrededor de los dos años, empiezan a sentirse más autónomo y que pueden hacer muchas cosas por sí mismos, es la época que parece que constantemente desafían a los padres porque no hacen caso, sin embargo, el niño está pasando por una fase de reafirmación del yo, una fase imprescindible para su desarrollo que acabará pasando, pero en los niños “difíciles” esta fase empieza antes y dura más tiempo, siendo más intensas sus respuestas emocionales ante las negativas del adulto. Así que los padres necesitarán una dosis extra de paciencia y comprensión. Para los que estáis en esta fase os recomiendo el post de Álvaro Bilbao sobre como gestionar las rabietas.

Todos lo niños son demandantes, ya que la necesidad de constante contacto con el cuidador no es más que una consecuencia de la evolución, es el instinto de supervivencia que reclama protección, pero también es verdad que hay niños que reclaman más que otros y son más exigentes, y también es por naturaleza propia no por la educación de los padres. Un bebé al que no se le atiende a su llanto, por resignación deja de reclamar, y ahí si que el adulto a intervenido para que el niño sea menos demandante, pero esto es más un beneficio para el adulto que para el niño y aquí podéis ver lo importante que es para el desarrollo del pequeño atender a sus llamadas.

Educar a un pequeño con estas características de forma respetuosa puede ser agotador, sobretodo los primeros años que lidiar con sus explosiones emocionales puede ser una tarea ardua, aunque estoy segura que también lo es si no se educa desde el respeto con la consecuencia de formar personas con un estado emocional poco estable.

Atender a la llamada del niño, ceder, evitar el castigo, permitir que se exprese aún en las emociones más extremas, acompañarle en sus explosiones, cogerlo, etc… NO ES MALCRIAR

MAL CRIAR es no atender a las reclamaciones del niño, ceder en todo o en nada, negar la expresión de sus emociones, no acompañarlo en sus explosiones y castigarlos.

En resumen, si la educación del pequeño resulta difícil armémonos de paciencia y veamos nuestras intransigencias como vía para evolucionar y para educar mejor.

 

Mamá Arcoíris

REFERÉNCIA

https://emocreativos.com/2012/06/04/diferencia-entre-temperamento-caracter-y-personalidad/

http://www.xn--elcerebrodelnio-crb.com/blog/los-5-sies-y-los-5-noes-para-ayudar-a-gestionar-las-rabietas/

http://www.mamaarcoiris.com/el-desarrollo-del-cerebro-del-bebe/