Archivo de etiquetas| Carlos González

El pequeño explorador, manteniendo viva la llama!!

la-mente-absorventeMaría Montessori describe en su libro “La mente absorbente” una fuerza vital que posee el niño que le impulsa a su desarrollo e independencia, este fuerza vital es denominada como horme por Percy Nunn.

PERCY NUNN (Bristol 1870-Madeira 1944)

Thomas Percy Nunn comenzó su carrera como profesor de secundaria en 1891 y fue durante los siguientes 10 años que desarrolló una metodología que revolucionó la educación escolar con el objetivo de reemplazar la ENSEÑANZA por el APRENDIZAJE.

La enseñanza convencional se centra en el desarrollo intelectual, olvidando la totalidad del individuo. Para preparar personas completas que en un futuro puedan contribuir en la sociedad de forma provechosa, es importante considerar el desarrollo integral del niño, esto implica el desarrollo de todas las inteligencias del individuo, tanto la intelectual como la personal, la social, la emocional y la espiritual.  Porque, acaso queremos producir adultos obedientes? O bien queremos a gente que cuestione y sea asertiva? Con la enseñanza convencional se consiguen jóvenes alejados del gran conocimiento que ofrece la escuela debido al aburrimiento, la frustración y el estrés, por tanto, el objetivo debería ser ayudarles a vivir como ciudadanos libres para una futura aportación a su sociedad en formas elegidas por ellos mismos. Nunn estaba en contra de la manipulación de los alumnos y su utilización para satisfacer las demandas del estado.

Nunn adopta el término horme para definir a la fuerza universal que posee todo organismo y que le impulsa a la evolución y el desarrollo. Respecto a la educación, para referirse a esa fuerza vital que posee el individuo y que le lleva a su propia evolución, dice que el adulto construido con éxito por el niño conserva el amor por el trabajo. La conquista de la independencia del niño comienza con su primera introducción a la vida, mientras se desarrolla, se perfecciona y supera los obstáculos que encuentra en su camino.

 El éxito asegurado en la educación está en mantener en los niños ese amor por aprender por sí mismos.23-maestros-copiar

Toda esta visión sobre la enseñanza y la educación que describe Nunn la veo claramente reflejada en el trabajo que realiza Carlos González, profesor de física y matemáticas, en su documental “Entre maestros, un salto cuántico en la enseñanza” y en su libro “23 maestros de corazón”. Este gran profesor, guiado por la sabiduría del corazón, despierta el espíritu científico dormido de los jóvenes, lo que Nunn llama horme. Y aunque es importante este salto cuántico en la enseñanza para re-activar en los alumnos el deseo e inquietud de conocer y aprender que traen de serie ya de pequeños, en casa podemos hacer mucho para mantener viva esta llama.

Me fascina las ansias que tiene mi hijo por conocer el mundo que ya desde recién nacido observaba todo con una asombrosa atención. Siempre ha querido ir más allá de sus posibilidades,  por ejemplo querer andar a penas empezaba a ponerse de pie,  y aunque me toca acompañarlo en sus frustraciones, cuando consigue su objetivo, la satisfacción de haberlo logrado por si mismo, se le ilumina todo el rostro y a mi el corazón. Por eso es tan importante dejar que el niño explore, se mueva libremente, conozca sus capacidades y sus limitaciones, pueda investigar su entorno… y, por parte de los cuidadores, reducir al máximo las prohibiciones y negaciones para no apagar esa deslumbrante llama del espíritu científico o horme. Cómo te sentirías si estas ilusionado por llevar a cabo un proyecto y constantemente te dan negativas? Seguramente frustrado y al final se podría apagar esa ilusión. Nosotros hemos adaptado el hogar para que pueda hacer y deshacer, hemos quitado de su alcance todo lo que pueda ser peligroso o no puede tocar.

Algunas ideas que llevamos a cabo:

  • En las diferentes habitaciones, incluido baño y cocina, tener en armarios y cajones de su alcance juguetes o materiales con que pueda descubrir.
  • Liberar el espacio de muebles que realmente no son necesarios y dificultan su movimiento.
  • Poner protecciones en los enchufes.
  • Protecciones en las esquineras de los muebles.
  • A no ser que sea realmente peligroso, si queremos que suelte un objeto o que deje un lugar procuramos ofrecerle algo que sea de su interés y deje lo que esta haciendo por sí mismo. (No siempre es fácil)
  • No mostrarle algo que no pueda tocar o coger. En más de una ocasión he visto mostrarle a mi hijo un objeto con la intención de jugar con él, pero no dejarselo porque pueda ser “peligroso”, y mi hijo enfadarse por no poder descubrir eso nuevo que le estan mostrando.
  • Y algo que recomiendo mucho, el baby led weaning. La alimentación regulada por el niño y con alimentos sólidos.

 

REFERENCIAS

http://libir.mukogawa-u.ac.jp/dspace/bitstream/10471/547/1/P001-008.pdf

http://ladanzadelavida12.blogspot.com.es