Archivo de etiquetas| navidad

Lo que nos ha traído el generoso Papá Noel

Estas navidades han sido diferentes, no sólo por el hecho de ser uno más en la familia y vivir la ilusión más por el pequeño que por nosotros, sino porque las hemos pasado en casa. Erick llevaba días con mocos y tos, el viernes se puso con fiebre y el sábado fuimos de urgencias, pobrete tenía infección de oído, así que nos ha tocado pasar estas fechas en casa los tres. Siempre he vivido las navidades con mucha ilusión, en especial la nochebuena que nos reunimos en casa de mi abuela toda la familia y hay juerga asegurada: villancicos, amigo invisible, y como no… los regalos de Papá Noel. Este año lo he notado a faltar, pero en el fondo, no he podido sentirme más feliz en compañía de mis dos grandes amores, mi marido y nuestro hijo.

A Papá Noel no le hemos pedido muchos juguetes porque si Erick hablara seguramente pediría de todo, menos juguetes. A heredado muchos de sus primos y son bien pocos los que usa, prefiere cualquier herramienta o utensilio cotidiano que el mejor de los juguetes, y si le voy ofreciendo novedades, mejor que mejor. Alguno caerá por parte de familiares y bienvenido será, pero he preferido hacer un fondo y comprar yo lo que considero que va a ser más útil.

A Papá Noel le hemos pedido una torre de aprendizaje, un xilófono de madera, el arco-iris de Waldorf, una alfombra de carreteras para coches y el plato Happy Mat. Para reyes estamos preparando un panel sensorial que mostraré en otro post cuando lo hayamos terminado, estoy convencida que va a jugar más con el panel que con cualquier otra cosa.

¿Y qué es la torre de aprendizaje?

Ya es bastante conocida la metodología Montessori, o por lo menos, es oída.  En su libro “mente absorbente” describe la capacidad que tiene el niño en sus primeros 6 años de integrar el mundo que le rodea y aprender con gran facilidad. Hay momentos en el desarrollo del niño que se despierta un interés especial por alguna habilidad en concreto, por ejemplo, el orden suele aparecer alrededor de los dos años y se extiende hasta los 4, en esta época sienten la necesidad de ordenar, y de esta manera se organiza su estructura mental. Estas fases son conocidas como periodos sensibles dónde el niño tiene todo el potencial para aprender y desarrollar aquello que le interesa y como padres o educadores debemos aprovechar para favorecer el desarrollo de esa habilidad. Profundizaré sobre este tema en otro post.

La torre de aprendizaje es una fantástica herramienta para la autonomía del niño ya que le permite llegar de forma segura a lugares que no alcanza, como lavarse los dientes o las manos en el baño, ayudar a lavar los platos, cocinar o preparar desayunos, poner la mesa etc… siempre ofreciendo cosas que no sean peligrosas para el niño. Se suele empezar a usar a partir de los 18 / 24 meses y aunque es pronto para mi hijo, hemos decidido regalárselo estas navidades porque así ya lo tenemos para cuando él esté preparado, que estoy segura que va a ser más bien pronto que tarde.

Aprovecho para hablar del artista y creador de esta torre. Julián es un carpintero de Vilafranca del Penedés que trabaja con palets reciclados, hace un trabajo minucioso y con dedicación, y la verdad que se nota en el resultado. Siempre trata la madera para que ésta esté en buen estado y dure, y a partir de ahí crea todo lo que pidas o se te ocurra. He visto trabajos suyos que me han fascinado, por ahora nos ha hecho esta magnífica torre personalizada para nuestro peque que además se convierte en mesa y silla, pero más adelante le pediremos más cositas. Hablando con él y concretando fecha de entrega me dijo una cosa que me encantó “no me gusta trabajar con las prisas ya que quiero disfrutar de mi trabajo y de lo que hago”. Sin duda, una persona que pone su corazón y su conciencia en la faena que hace. Si estuvierais interesados me lo comentáis que os pasaré el contacto.

El famoso arcoíris de Waldorf

La pedagogía Waldorf es un sistema educativo creado por Rudolf Steiner que tiene como finalidad el desarrollo de la individualidad, fomenta las capacidades y habilidades del pequeño respetando el proceso evolutivo de cada niño. Para Steiner el ser humano es el conjunto del espíritu, alma, y cuerpo, y sus capacidades evolucionan en septenios, es decir cada 7 años se produce un cambio en la forma de aprendizaje. Durante los primeros 7 años el aprendizaje se desarrolla mediante la imitación natural, de los 7 a los 14 años mediante la imaginación y el arte, y de los 14 a los 21 a través de la búsqueda de la verdad y lo real. El niño aprende con el juego y el movimiento, por eso sentar a un niño en una silla es entorpecer su proceso de aprendizaje.

Este arcoíris tan buscado por los padres, no sólo bonito y atractivo, más allá de ser un juguete de moda es un juguete que da infinitas posibilidades. Al ser simbólico no coarta la imaginación del niño permitiéndole construir escenarios y formas incontables, además de  fomentar el aprendizaje, la exploración, la invención… y le va a acompañar en todo su desarrollo. Los más pequeños aprenden a diferenciar formas y colores, desarrollan destreza y coordinación. Luego van entendiendo conceptos más complejos como el equilibrio, la simetría y la resistencia, y les ayuda a la planificación y aplicación de la lógica.

El resistente plato Happy Mat

Cuando nuestro peque estuvo preparado, sobre los 6 meses, empezamos con el baby led weaning. Hasta ahora hemos utilizado el Tidy tot que consiste en una bandeja muy grande, que se adapta a casi todas las tronas, y que está unida al babero mediante velcro, de esta forma ni se ensucia la ropa ni el suelo. Nos ha ido fenomenal hasta que Erick aprendió a separar el babero de la bandeja y hacer la catapulta con la bandeja con lo cual la comida sale disparada y es peor que cuando la tira al suelo. El problema es que el velcro va perdiendo adherencia y se vuelve más fácil de separar de la bandeja perdiendo parte de la efectividad del invento. Así que vamos a probar con el plato Happy Mat, no va a evitar que tire comida el suelo, pero sí que el plato salga volando :D.

La alfombra de carreteras para coches

Vivimos en un bajos cerquita de la playa, y el suelo es bastante frío, a pesar de haber puesto parqué de vinilo que aísla bastante. Hemos estado usando la alfombra-puzzle de números, pero el pequeño ha aprendido a separarlas. Hemos pensado en comprarle esta alfombra que además de ser más calentito le permitirá jugar con los cochecitos más adelante. De todas formas, no es un niño de jugar sentado mucho rato sino más bien lo contrario, así que como alfombra no se si la usará mucho.

 

Para su desarrollo musical, un xilófono de madera

Al peque le encanta la música, tiene varias maracas con las que se lo pasa pipa, y también le gusta tocar el Djembe que tengo en casa. Tenemos un piano de juguete que ya no le hace tanto caso porque parece que le gusta más golpear, así que hemos pensado que Papá Noel le traiga este instrumento.

 

 

Y éstos han sido los regalos del generoso Papá Noel de parte de sus padres y familia. Con algunos parece que jugamos más los papis que el peque, pero se que acabará disfrutando de ellos.

Espero y deseo que hayáis pasado buenas fiestas y que acabéis de terminarlas como bien se merece, con alegría, con amor y “paz”.

 

Mamá Arcoíris