Archivo de etiquetas| seguridad

El contacto con el bebé es importante. 12 razones para portear

¿Recuerdas los primeros días con tu bebé? ¿Recuerdas qué sentías cuando lo tenías en brazos y lo contemplabas? Y qué sensaciones tenías las primeras veces que te separaba de él aunque fuera poca distancia?

Photo by Zahed Ahmad on Unsplash

Yo recuerdo tenerlo en brazos y sentir un oleaje de paz, amor, conexión y unidad. Cuando lo dejaba en su cuna, en el coche o lo cogía otra persona, recuerdo sentirme inquieta, insegura y en un estado de alerta que me impulsaba a estar mirando de forma constante para asegurarme de que él estaba bien.

Hay un instinto interno que nos lleva a querer estar con nuestra cría y protegerla, sin embargo recibimos mensajes de que los brazos malcrían, que se tiene que acostumbrar a estar sola y un largo etcétera. Entonces, nos invade un mar de dudas “¿lo estaré haciendo mal teniéndole en brazos?” Y si decidiste portear, igual acabas planteándote que no es tan buena idea.

Hoy te quiero hablar de los beneficios del porteo ergonómico y el contacto en la primera etapa de la vida.

1. Con un portabebés ergonómico la posición que adopta el piernas en forma de “M”, esta postura previene la dislapsia de cadera. Además, el constante balanceo favorece el desarrollo del equilibrio y mejora el control de su postura ya que tiene que adaptarse al movimiento.

2. Recibe más estímulos que estando estirado en la cuna, y lo hace sintiéndose seguro y tranquilo. Se incluye al bebé en la socialización.

3. El contacto constante favorece la lactancia materna, incluso permite dar el pecho en el portabebés y así disponer de tiempo para otras responsabilidades.

4. El portabebés le brinda contención, calor y contacto, cubriendo así necesidades primarias ofreciendo seguridad. Esto reduce el llanto.

5. Beneficia el ritmo cardíaco y también al sistema respiratorio. Al principio el ritmo de la respiración es irregular y el contacto favorece su regularización.

6. Ayuda a la regularización de la temperatura. De hecho, la madre puede cambiar su temperatura del cuerpo para regular la del bebé.

8. Mejor calidad del sueño, ayuda a conciliarlo con más facilidad.

9. Favorece el vínculo, se llegan a interpretar las señales del bebé más fácilmente permitiendo dar cobertura más rápida. Esto ofrece mayor seguridad emocional y fomenta el apego seguro.

10. Poder cubrir sus necesidades de forma más rápida y eficaz permite al bebé estar tranquilo y así utilizar su energía en desarrollarse, coger peso, crear conexiones neuronales… y no en invertirla para reclamar que tiene hambre, sueño, necesidad de seguridad y contacto, etc.

11. Mejora el sistema digestivo por la posición, por el calor del contacto y el masaje que se produce con el movimiento durante el porteo.

12. Para la madre o el padre que portea, permite tener las manos libres y así poder realizar otras tareas y responsabilidades al mismo tiempo que se ocupa del bebé.

Así que el contacto y el porteo no van a ser perjudiciales para al desarrollo del bebé, sino todo lo contrario. Eso sí, es importante asegurarse de que la forma de portear sea ergonómica, te invito a leer el siguiente post “mochila ergonómica, que no te vendan la moto

Photo by hugabub.com on Visualhunt.com / CC BY-ND

Mis brazos siempre serán tu refugio

en mis brazos¿Y cómo un lugar tan sagrado, dónde la paz reside para ambos debe estar prohibido o debe ser dosificado?

¡Qué no se mal acostumbre a los brazos! Me dicen…

Amor, siempre que necesites refugiarte, buscando consuelo o seguridad, aquí me tendrás, porque para mi no hay nada tan maravilloso en la vida como hallarte entre mis brazos. El tiempo se detiene, no hay nada más que el sentir, nuestros corazones latiendo al unísono y ensamblados por el hálito de nuestras almas que se funden en lo etéreo.

Y llegará el día que volarás abandonando el nido, y seré yo la que tendré que aprender a soltar y dejar ir, porque amor, no serás tu el que se habrá mal acostumbrado a mis brazos, sino seré yo la que me habré mal acostumbrado a los tuyos.

Mas no dudes que por muy lejos que marches, mis brazos estarán siempre esperándote, para cuando necesites consuelo, seguridad, refugio o simplemente… disfrutar de esta mala costumbre.